Únete a mis redes sociales

21 de marzo de 2014

Miel y canela...salud y belleza

Hola guapísimas!!

La canela es un condimento o especia que procede de la corteza de ciertos árboles de de hoja perenne que se cultivan en Asia, sobre todo en Sri Lanka e India.






Es ideal para acompañar platos dulces como el conocido arroz con leche, pasteles, infusiones, licores e incluso algunos platos de carne. Se presenta tanto en rama como molida.

Independientemente de sus aplicaciones culinarias, la canela también tiene propiedades que nos ayudan a mantener a raya ciertas enfermedades como la diabetes, pues ayuda a regular la glucosa en la sangre o afecciones circulatorias porque su consumo impide que se formen coágulos en la sangre con tanta facilidad.






La canela posee propiedades antibacterianas y antiinflamatorias por lo que es muy beneficiosa en caso de afecciones respiratorias o resfriados.

Existen estudios que han demostrado que la canela también posee propiedades antioxidantes, por lo que ayuda al retraso del envejecimiento celular. Además, consumida en infusión tras las comidas, favoreciendo la digestión y la acidez. También se usa como relajante y para inducir al sueño, y es un excelente regulador del ciclo menstrual, por no hablar de su comentada facilidad para estimular el apetito sexual...

La canela está muy presente en la cosmética natural a través de aceites esenciales, jabones y exfoliantes. Se la considera un activo idóneo para pieles estropeadas y carentes de vitalidad, pues revitaliza el cutis y le aporta luminosidad.

Es saciante, por lo que mantendrás a raya el hambre si la añades a tu desayuno o tus postres (siempre con moderación...).

Además, por si no lo sabíais, la canela es un componente habitual en los productos cosméticos voluminizadores de labios. Puedes probar el resultado añadiendo algo de canela al bálsamo habitual y dejar que actúe cinco minutos. Después retíralo con un tissue y ya puedes utilizar tu lipstick o bálsamo de forma normal.





En cuanto a la miel, ese fluido dulce y viscoso elaborado por las laboriosas abejas, los antiguos griegos o egipcios la consideraban un producto sagrado, llegando a servir como moneda de pago de impuestos. También existen registros prehistóricos de utilización de la miel en diversas pinturas rupestres.





La miel se usa principalmente en la cocina, para endulzar bebidas, postres u otro tipo de platos. Se recomienda no tomarla muy caliente, pues sus propiedades se volatilizarían.

La miel contiene coenzimas que ayudan a la digestión, así como diversas vitaminas y antioxidantes, aparte de ser una gran fuente de energía, debido a su gran contenido de azúcares simples de fácil absorción.

También es usada para el alivio sintomático de los resfriados o afecciones de garganta, calmando en gran medida las irritaciones de ésta última.





Las abejas añaden a la miel la enzima glucosa oxidasa, responsable del gran poder cicatrizante de la miel, pues cuando ésta es aplicada sobre las heridas, la enzima libera de forma local peróxido de hidrógeno.

Se puede usar tópicamente debido a sus muchas propiedades terapéuticas, antimicrobianas y ansisépticas. Ayuda a prevenir infecciones en heridas o calmar quemaduras superficiales. Bien conocido es su uso en la cosmética a través de cremas, mascarillas, tónicos,etc debido a sus cualidades astringentes y suavizantes. Hidrata y regenera el cutis, gracias a las vitaminas, aminoácidos, sales minerales y glúcidos que posee.

Si antes de ir a la cama te tomas un vaso de leche caliente con miel, descansarás profundamente.

Nota importante: Hay que tener mucho cuidado con el consumo de miel (no debe ser excesivo) durante la lactancia y primeros meses del vida del bebé. Consultar al pediatra para más dudas.




Para finalizar, os voy a dejar una receta natural y casera de una mascarilla exfoliante de canela y miel, que le puede ir bien a pieles con tendencia acnéica o problemática.

Debéis mezclar una cucharada de miel (lo más pura posible) con media cucharadita de canela en polvo, y haréis una pasta que os aplicaréis en el rostro por unos 10 minutos y luego tenéis que masajear para arrastrar las células muertas y exfoliar la piel. Aclarad con agua tibia. Si tienes piel sensible, mejor que pruebes primero en una zona de la mandíbula o en el cuello.





¿Qué os ha parecido el post de hoy?. ¿Conocíais las innumerables propiedades de la miel y la canela?.

Cómo siempre, gracias por estar ahí, leer y/o comentar...


BESAZOS!!!.